Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

¿Porqué?

Guerras, revueltas, caos, sangre, muerte, dinero, poder, odio, dolor, lagrimas, violación, densidad, oscuridad...
¿Porqué?
¿Porqué?  ¿Qué hay de la luz?  De la bondad, de la alegria, de la sanacion, del amor, del perdon, de vivir, de verlo todo
como es, rosa, blanco, dorado, azul, violeta, ororubi, verde.
¿Qué tiene la gente? ¿Qué le ha hecho no sonreir?
¿Porqué se aferra a la negrura del abismo?  ¿A la dureza de la muerte?
¿Porqué se ciega ante la blanca luz de Tu Verdad? ¿A la bondad de tu cariño?
¿A la lozania de tu voz? ¿A la pureza de tu piel? ¿A la frescura de tu aliento?
¿A vivir por reir y no por llorar?  Duele verte reflejado en el rencor, en el odio, en la impunidad, en la injusticia.
Duele verte sumergido en un pozo sin fondo donde solo el agua negra te colma los pulmones de plomo.
Duele verte matandote a ti mismo por un trozo de oro o poder.
Duele saberte rico y mirarte pobre en tu ignorancia.
Duele que no veas la belleza que te colma, que te abraza, que te aviva, que t…

Volvernos amor.

Fragmento borrado.

Mis nublados ojos yacen perdidos en el gris del firmamento, la tupida lluvia cubre el cristal de la ventanilla que me protege de la inclemencia del tiempo; sin embargo, no siento protección en mi corazón, ahí en mi pecho también hay una tormenta que parece no tener fin.  El camino se ha mostrado ante mí, triste, insípido e incoloro.  Mis ojos no han dejado de llorar, mi garganta de sollozar y mi mente de pensar. He traído a este mi presente, recuerdos de antaño: imágenes que vivimos él y yo juntos.  Una a una han pasado ante mi nublada mirada, aparentando ser dibujadas por las gotas de lluvia que resbalan por el cristal de la ventanilla, me vi pequeña, rodeada de alegría al conocerle. Su rostro no ha cambiado, sigue siendo el mismo de hace diecisiete años; su faz serena, su semblante divino, su dulce voz, su hermosa sonrisa, sus largos dedos, su gallarda estatura, su negro pelo, sus largas y chinas pestañas, sus profundos ojos de color de ébano, su dorada piel.  Todo es él, aquel homb…