Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

¿Tuyo o mío?

Cada uno de nosotros tiene un mundo en la cabeza.
Nadie, tal vez, esté equivocado.
Realmente no sabemos quién tenga razón sobre lo que piensa, lo único fiable son los sentimientos.
No obstante, confiar en lo que sentimos puede ser traicionero. Al final, algo desagradable para muchos
puede ser agradable para uno.

Observo, reflexiono y, acepto o niego lo que concluyo. Sin embargo, siempre me quedan esas ganas incontrolables de seguir divagando, procesando, auscultando... ¿Será, acaso, que en esto se resume la vida? ¿Nuestra existencia depende sólo de la constante experimentación?

Escucho injurias... Veo atrocidades... Huelo muerte de ideologías...  Siento escalofríos incesantes al saberme atrapado en un globo que desprende amor y el cual se esfuma al toque de los alaridos lujuriosos del hombre.

________________________-------__________________________
¿Qué es tuyo?
¿Qué es mío?
¿Qué nos ha sido prestado?
¿Qué hemos robado?
¿Qué se nos ha regalado?

¿Sabes en verdad qué te pertenece?
¿Es…

... Nada ...

Hoy, me siento apática... el cielo gris, llora por mi estado, de repente todo se detuvo, de repente, todo se ha callado. Un triste lamento embarga a mi mente, le llena de frías y amargas palabras, y como en un carrusel apagado, sin música y sueños me siento a llorar y a abrazar a la nada. Sola ... solo mi cuerpo ... sola mi alma ... allá, quien sabe a dónde se ha ido... no escucho ni siquiera su aliento, y a mi cuerpo poco a poco le ha invadido el frío. Solitario, este despojo te busca, como un niño, temeroso a perderse, como un niño, rogando abrazarte, como un niño, trémulo y sin suerte. "¿Dónde estas? Por favor, contéstame, no me dejes!! No tengo la fuerza, de andar sin tu compañía... No quiero despertar, sin tu alegría, me quiero dormir, y así, soñar que una vez más, eres mía." A mi almohada abrazo, fuertemente, mi cama se ha vuelto lo que tú, cuando eras mi confidente, en soledad me he transformado, no quiero ya ni al Sol sentir que resplandece. "¿Dónde estás?…

Tristeza

Tristeza... ¿Qué eres para mí?
¿Porqué apareces como si estuvieses invitada?
Sabes bien que no me gustas, que me cansas, que me frustras.
Pero, aun así, te acercas... te plantas ante mí con gran orgullo
y me abrazas... me embriagas... me enredas en tus dedos de llanto
en tus brazos de angustia... en ese corazón de hielo colmado de
desencanto.
Y los ojos se me llenan de agua, los labios me tiemblan,
las manos se me hielan y el pecho se me agita.
En mi mente no hay otra cosa que pensamientos vanos;
aves de rapiña que se ciernen sobre los buenos recuerdos,
sobre aquello que en algún momento me hizo feliz.
Y los devoran, los degustan, tornandolos a encuentros
desagradables y agridulces que lo único que provocan
en mí es desilución.
Y las lágrimas siguen... siguen... resbalan... hasta llegar
a mis labios, a la punta de mi lengua... esa que me hace tragar
saliva con dolor.
Y gimo, me quejo... murmuro para mí... grito... me desgarro el alma
a través de mi boca...
Tristeza, así te ll…

Ojos Negros

¿Cuando fue que me perdi en tu mirar?

En ese negro que tu quieres ocultar y que, al mirarme, brilla sin cesar.

¿Cuando fue que mi corazon comenzo a necesitar de tus soplos, de tu ardiente luz, de tus insaciables logros?

No puedo negar lo que siento, contigo soy osado anhelo...
Olvido lo que he aprendido para solo entregarme al vacio que tu sonrisa me presta a cada latido.

Contigo es que me he vuelto poeta...
No escribo si tu no me necesitas...
Ocupo de tu aire para que mi mente viaje y en ella aparezcan las letras de tu arte...

Belleza celestial...

Canto otoñal... 
Roce sin tocar... 
Te has vuelto ya, parte importante en mi andar...
Sin ti no soy capaz de mirar, ni siquiera de imaginar en donde es que quiero estar...
Tu eres quien me dirige...

Soy tu barco y tu mi capitan.
Claudia V. Ramírez Registrado en Safe Creative