Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

Un beso...

No es difícil...

¡Libérate!

¡Libérate de los que hablan detrás de tus espaldas!
¡Libérate de los que maman de tu savia mientras vierten veneno en tu flor!
¡Libérate de los que se hacen pasar por mariposas y no son más que murciélagos asesinos!
¡Libérate de los que te juran amor, y a la primer oportunidad te traicionan!
¡Libérate de los que, con llanto amargo, tratan de llamar tu atención!
¡Libérate de los que, con palabras de desconsuelo, atraen tu confianza!
¡Libérate de los que, con rostro demacrado, te juran haber encontrado, en ti, la luz!
¡Libérate de los que, con uñas y dientes, se clavan en tu piel, haciéndote esclavo de su pesadez!
¡Libérate de los que, con amenazas y blasfemias, se abrazan a tu corazón, haciéndote ceder!

¡Libérate, libérate, libérate!

¡No seas más su paño de lágrimas!
¡No seas más su brazo tibio ni su suave cama!
¡No seas más su corcel bravío, ni su alma brava!
¡No seas más participe de su veneno!
¡No seas más lágrima en sus ojos de reptil!

¡Libérate, libérate, libérate!

Claudia V. Ramí…

¡Insectos!

¿Dónde termina tu libertad y empieza la del otro?
Ésta pregunta me ha estado rondando la cabeza.  Si bien estoy de acuerdo en la libertad de expresión, también soy defensora de la prudencia y la empatía.  Nadie debe excusarse en un: "así soy yo, acéptame", para dar a conocer un disgusto con palabras soeces o hirientes hacia su interlocutor (que bien puede tener una predilección por ese disgusto). 
En la vida te encontrarás con un sinnúmero de gente con su propia manera de ver la vida, pero que no por ser diferentes deben ser imprudentes. 
La empatía nos da la habilidad de ponernos en el lugar de la otra persona y pensar de manera analítica lo que se le va a responder si no estamos de acuerdo con su postura de una manera que no sea hiriente o dolosa. 
Hay gente que entrega el corazón, que ofrece la mano en amistad, que de verdad daría todo por la felicidad de los otros; pero que, al encontrarse con depredadores sentimentales, puede llegar a caer en depresión al dar por real …