Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Sirio, Mi Patria. Tierra, Mi Estancia.

Sé que hubo un momento en mi existencia en el que vi, desde fuera, la majestuosidad de este bello planeta... Supe que aquí debía aterrizar. Desde mi hogar se mira diferente esta casa... El azul de mi planeta lo hace ver especial... Como un pequeño lugar donde se viene a jugar.
Cuando pedí venir a la Tierra, muchos aplaudieron mi valentía. Yo, simplemente, no comprendía su efusividad. Algunos me veían con pesar. Quienes me aplaudieron, me felicitaron y me pidieron que volviera pronto. Quienes se entristecieron, me despidieron con un "no volverás". Entre aplausos y ojos apagados... Me dirigí a la sala donde debía aguardar el momento para comenzar mi viaje a este bello lugar. Mi emoción era descomunal. No sentía pesar, ni siquiera miedo. Lo único que quería era pisar este suelo, lo quería palpar.
"Qué puede tener la Tierra para que la quieras ir a visitar." Me preguntaron quienes se despidieron de mí con pesar.

No supe qué decirles, ni yo mismo entendía la fascinació…

Divagues.

Ella me habló
 y
   al hablarme
nacieron bellas y olorosas rosas
   de su Corazón.


Caminó
  oculta tras un velo de pudor
Respiró
  y sus ojos brillaron con desesperación
Pensó
  que tal vez todo era un sueño
Se asustó
  no quería abrir los ojos
Murió

Sigo escribiendo no me es necesaria la ventana... Sigo siendo no me es necesario que lo vean... Sigo sintiendo no me es necesario que lo sepan...
Aquí, en el silencio, todo sabe mejor.
Así, libre como el viento, sin ningún eco que me cubra la voz.
Me voy a esconder, entre luces de colores, tal vez me logres ver.
No fui un eco. Fui una Voz. No fui esencia. Fui Presencia. Fui un Corazón.
Hablar de amor no se debe   Callar es lo mejor      Entre oídos que no oyen        Y ojos que ven lo que no
No necesito de la tinta con mi sangre es suficiente. No necesito de la pluma con mis manos puedo saber lo que se siente.
Tengo mucho ruido en la cabeza y en ninguno estás tú.
Cuando sea necesario   volveré.  Mientras tanto,    guardaré las palabras   …

Pasado

Tal vez esté, esté muy lejos de Mí.

Tal vez escuché, escuché lo que no debí oír.

Tal vez vi, vi lo que no debí mirar.

Tal vez entre en un mundo al que no debí entrar.

Esa llama ardiente en Azul majestuoso,  llora en diminutas chispas de luz la desdicha. No supo cómo manejar la lluvia que dentro de su Corazón emergía.
Dejó, y dejó que, poco a poco, el agua que le conforma apagará lo que en su pecho ardía.
Y es que Soy agua que ahoga y fuego que quema.
Soy Luz que ciega y oscuridad que atormenta.
Hoy mi Azul está triste, mi Corazón se ahoga.
Y sé que no Soy yo el que llora sino lo que creo que es lo que soy.
Y escribía, escribía ardiendo en deseos.
Y reía, reía dibujando anhelos.
Y cantaba, cantaba al rozar cielos que en el día me abrazaban con sutiles vuelos, y en las noches me cantaban lullabies  que me mantenían cuerdo. 
¿Dónde ha quedado todo eso?
¿Acaso fui Yo quien provocó que muriera?
¡Acaso fui tan ruin para echarlo a perder!
¡Dios, lo único que buscaba era... Ser! 
Ahora, ni en…

Será...

En su locura las distancias son de hierro
No hay manera de cruzar lo que está lejos

En su cordura los sentimientos son de risa
Siempre encuentran la manera de hacerle trizas

En su desvelo el cansancio sabe a bruma
Pues todo lo que no duerme lo acostumbra

Saldrá de los sueños, vivirá su ilusión
Será lo que ha sido siempre, una pluma
...Un Adiós...

Esu Emmanuel G.

Descansar... Para siempre.

Me estaba leyendo...

Y me reconocí en cada una de las letras... No he cambiado... Sigo siendo el mismo loco de ayer... Ese ser ingenuo que, ante la tristeza de los demás, siente que ha de hacer algo para ayudar. Sin embargo, todo le sale mal. Sus intentos de ayudar se transforman en burdos deseos que, al final, dañan más.

Ya no quiero dañar...

Nací para estar envuelto en el papel... Nací para no salir de él... Nací sólo para ser leído y no alcanzado... Nací para ser sólo una ilusión que jamás se habrá de cumplir.

Les daré la paz que tanto han necesitado, me alejaré, desapareceré...
No volveré...
Me quedaré aquí, en las blancas hojas, en el dulce encanto del silencio que da la lectura.

Ahí, aquí, estaré.

No me es necesaria la bruma, ni el desencanto. No me es justo el siquiera llorar por algo que no tiene caso. La irrealidad me está matando... No la quiero más.

Voy a descansar... Para siempre.

Esu Emmanuel G. 

Tritón desterrado.

Emergió del mar una noche de tormenta, como tritón enardecido se soltó de las cadenas y elevo la mirada al cielo dejando a su rostro llorar.
En su oscura mirada, la luna hizo su cuna. En sus labios trémulos, el agua creo ríos de espuma... En sus manos cargaba el vacío de su alma.

Agacho la mirada para prenderla de sus manos... Emitió un gemido... ¿Qué era lo que había olvidado? ¿Qué fue lo que había perdido?

Con desespero agrio, hundió sus manos en el agua tratando de encontrar "eso" que no recordaba... Pero, que dolía... Dolía tanto que... ardía.
En alaridos de angustia, volvió la mirada al cielo abrumado de nubes densas que lloraban ante su triste presencia...
Suplicaba por una respuesta... Anhelaba una pista... ¿Por qué sus manos ardían? ¿Por qué su cuerpo dolía?

El viento, ráfaga mezquina, le dio un par de puñetazos haciéndolo caer... Y él, simplemente, no entendía por qué...

Desnudo, atravesó y salió del mar... Se recostó en la arena para llorar... En su mente había nada.…

La mar y El viento.

La mar y su silencio La mar y su cantar Al viento tiene preso Mas no deja éste de jugar

El viento es travieso Gusta de abrazar Hace danzar a la lluvia Y a la mar logra encantar

Danza espectacular Entre el viento y la mar Las estrellas del cielo osan mirar Suspiran, inertes, pues quisieran cantar

Mi mar... Mi refugio... Mi fuente de libertad.

Esu Emmanuel G.

Eso pensó...

"Se había alejado Había cerrado la puerta Se había endurecido Nada sentía ya por Ella."


"Pero Ella insistía Ella lloraba Ella suplicaba Y Él accedió."

Eso pensó.

De pronto, un ligero dolor se transformo en agonía...  Una herida que surgió de su cobardía...

Y es que, Él también se enamoró...


Y vaga sin rumbo fijo Con la mirada y el rostro perdido Con el corazón en la mano
Y el alma en un hilo.
Esu Emmanuel G.

Anda con cuidado.

No sé cómo empezar esta queja mía, no quiero que se lea como si fuese una agonía. Pasa que he sido sincero, franco y honesto conmigo mismo, con mis sentimientos. He sido capaz de cortar hilos de hierro que me sujetaban a un dolor, a una pasión inconforme, a una quimera venenosa. He sido capaz de soltar lo que no me sirve, lo que no me ayuda, lo que me carcomía las ganas de escribir. Y, aún con todo esto, he sido injuriado, criticado, maltratado, ostentado como un mentiroso, un ruin, un canalla, sólo por ser Yo. 
Y no puedo decir que estoy decepcionado, pues la decepción va ligada a un apego tonto. Sin embargo, no encuentro otra palabra que defina lo que siento. Busqué paz en un mundo que creí sincero; como ese espacio donde eres un niño pequeño, donde juegas a crear castillos, historias de miedo o de romance. Creí ciegamente que iba a encontrar gente noble, con la mente despierta, con el corazón confiado, sin fantasmas, sin horrores. Pero, lamentablemente, no fue así. Me tope con ave…

Un adiós...

Me cuesta siquiera expresar lo que ésta fecha significa para mí... Tal vez sea la misma sensación que me abrazó la primera vez que te vi...

No, no hace falta que lo traigas a tu mente, será mejor dejarlo así... No quiero traer a tu bello corazón los recuerdos de algo que, hace tiempo, acabó.

Hoy es un buen día para festejar la alegría que a ambos nos embarga... A ti por estar viva, por llevar en tu rostro la belleza de la vida, por dejar que en tus mejillas se pinte la candorosa timidez de los años. Y, para mí, por ser el dueño de estos ojos que, alguna vez, te miraron con el anhelo enamorado de un colibrí que busca el alimento en lo que más ama; la flor.

Me es grato saber que aún tengo la oportunidad de acercarme a ti, aunque sea para sólo hacerte entrega de este sincero mensaje que guarda todo aquello que ya no te podré decir.

Es de mi esperanza, que un camino de perfecta felicidad reconforte tu andar por la ajetreada existencia que es la vida. En el fondo sé que, en tus labios, la …

Insatisfecha.

Era de mañana. El sol ya tenía tiempo de estar afuera. Parecían las diez de la mañana, tal vez más tarde. Estaba vestida para salir con la familia. Mi hermana, sus dos niños y mi madre. Teníamos hambre, mucha. Los niños estaban inquietos por eso, fue así que decidimos visitar un restaurante que tiene fama de ofrecer un buen buffet.  Al llegar al lugar, nos encontramos con que estaba lleno, parecía haber fiesta. Había ruido y mucha gente, pero si había mesas disponibles; redondas, con manteles blancos, con los cubiertos y platos puestos. Se veía limpio y acogedor. Nos emocionamos.  Esperamos a que nos atendiera el mesero, pero no llegaba. En ese lapso de tiempo, me dispuse a observar lo que me rodeaba; con los ojos merodeaba los alrededores, observaba a la gente. En un espacio donde se encontraba el bar había una banda de payasos tocando jazz. Se les veía alegres, joviales y dispuestos a divertir; la gente que estaba dentro de ese lugar si se divertía, pero quienes estábamos fuera de …

Olvidando, recuerdo... Y acepto.

Tal vez esto vaya a tener un titulo, tal vez no... Esa indecisión mía de definir las cosas me mete en aprietos constantes y, sin embargo, no hago nada por cambiar. Así me siento bien, así estoy contento.
¿Qué me trae aquí este día? ¿Un sentimiento o un pensamiento?
No lo sé... De pronto, me nacieron las ganas de hablar de Ella.
Y no quisiera ahondar mucho en el tema, pero tampoco puedo evitar hacerlo, pues en su profundidad está lo que me ha traído aquí.
Me cala el hecho de que no puedo dejar pasar ciertas cosas como inadvertidas aunque eso parezca. Mis ojos no pueden evitar mirar lo que no han de mirar. He ahí mi pesadilla.
La calamidad me persigue, al menos ese es el cristal que me he puesto en la mirada. No puedo durar mucho tiempo molesto por algo que, en mi mente, muere rápido. En el fondo, olvido, y no me lamento por hacerlo, pues... ¿Para qué me serviría el recordar lo que no ha de ser recordado, lo que pudiese traer rencor o desatino? Soy de los que dejan al viento las injuri…

Divagues... (Tuits)

¿Por qué te molestas en lamentarte por algo que no estuvo destinado a ser? No confundas el aroma que lleva el viento con su esencia sin olor.

La vida es un gran teatro, de mi depende que sea una comedia o un drama. He decidido reír.

Cuando eres honesto, creen que mientes. Cuando mientes, te creen honesto. Todo esta fuera, dentro solo hay Uno. El honesto.

No eres tú, soy yo... quien cae de rodillas ante la magnánima hermosura de tu sonrisa.

En la tibieza de tu vientre he encontrado la paz a mis yertos desvaríos.

Me hacen sentir embriagado de deseo las cadenas de tus brazos y tus piernas, cuales cubren mi pelvis no dejándome opción. Entrar en ti.

No me digas que no, en el calor de tu pecho puedo adivinar que ardes de pasión.

No me tomes como pretexto para descargar tus frustraciones.

No quiero desnudarte el cuerpo, quiero verte el alma desnuda.

Te tomé de las manos entretanto me mojé los labios. Tu boca me llamaba. Mis ojos le veían. ¡Qué deliciosa sensación tu lengua y la mía!

Te soñé,…