Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Mis ojos.

Inerte corazón

"¿Qué tienes, muñeca?" -pregunté al verla decaída y muy triste. Su perfecta carita reflejaba cansancio y enfermedad, como si algo la aturdiera, mas lo único que deseaba era un abrazo mío: "con eso estaré mejor", decía con una apenas perceptible vocesita que no dejaba de ser celestialmente hermosa. Sus enormes ojitos aguazul me miraban, enamorados, fijos en mí, aunque también entintados de sutiles lágrimas. 
                                                                          La abracé... con todas mis fuerzas -cuidando el                                                                           no lastimarla-, toqué su corazón con el calor de                                                                            mi pecho y traté de apaciguarlo. No la quería                                                                              dejar ir, era tan frágil. No la quería dejar ir,                                                                        era mi…