Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Encuentro.

Abrí la puerta, y aspiré el aroma del viento al rozarme las mejillas.  Cerré los ojos sutilmente y callé la voz que me taladra la mente.  En ese momento de perfecta introspección, no pedí otra cosa más que perdón... No pude dar gracias por nada; a pesar de ser consciente de lo mucho que Él me ha dado.  Mordí mis labios y suavice el nudo que me aprisionó la garganta.  Había lagrimas en mí; dulces gotas de llanto que imploraban nacer a la luz.  No pude contenerlas, aunque intente hacerlo al apretar los puños.  
— Dime, ¿qué te pasa? —escuche su suave voz detrás de mí y me estremecí.  No pude responder a su pregunta.  Simplemente, negué un par de veces con la cabeza y volví a apretar los puños.  ¿Qué podía decirle?  No había respuesta en mí, solo un tímido dolor que me hacía arder todo el ser.  
— No has querido hablar desde ayer, ¿he hecho algo malo? —volvió a preguntar, mas su voz se había llenado de ligera zozobra.  Me dolía escucharlo así, ya que sabía que él no tiene nada que ver…

Yo... Un espejo.

Aquí estoy... Sin frases prestadas ni textos ajenos, simplemente con mis propias palabras y mis vastos retos.

Creí que todo era sencillo, que jamás iba a perder a un amigo... Ingenuamente me entregué al amor y al constante desatino.

Al final, no he ganado nada más que dolor.  Algunos dicen que aprendes de las caídas, de los errores que vas cometiendo en la vida, que es sabio levantarse y no mirar abajo, que el corazón sigue vibrando a pesar de todo lo malo que le haya pasado.  Sin embargo, no tarda en llegar una pregunta a mi mente... Queda, frágil, pero hiriente y certera...

¿Qué pensabas ganar con vivir esa historia?

Y, aunque suene descabellado, tengo una respuesta... Una tímida e inocente... "Amar y ser amada".

Pero, eso no existe en este plano de egoísmos y sofismas. Se cree que lo es, pero estamos perdidos. No hay tal amor en nosotros, sólo posesión e inconsciencia... Dolor y pesadumbre... Anhelos vanos y quimeras insostenibles.

Así, flotando en una nube de febril elo…