Ir al contenido principal

Yo... Un espejo.


Aquí estoy... Sin frases prestadas ni textos ajenos, simplemente con mis propias palabras y mis vastos retos.

Creí que todo era sencillo, que jamás iba a perder a un amigo... Ingenuamente me entregué al amor y al constante desatino.

Al final, no he ganado nada más que dolor.  Algunos dicen que aprendes de las caídas, de los errores que vas cometiendo en la vida, que es sabio levantarse y no mirar abajo, que el corazón sigue vibrando a pesar de todo lo malo que le haya pasado.  Sin embargo, no tarda en llegar una pregunta a mi mente... Queda, frágil, pero hiriente y certera...

¿Qué pensabas ganar con vivir esa historia?

Y, aunque suene descabellado, tengo una respuesta... Una tímida e inocente... "Amar y ser amada".

Pero, eso no existe en este plano de egoísmos y sofismas. Se cree que lo es, pero estamos perdidos. No hay tal amor en nosotros, sólo posesión e inconsciencia... Dolor y pesadumbre... Anhelos vanos y quimeras insostenibles.

Así, flotando en una nube de febril elocuencia, me deje llevar por las dulces palabras que brotaban de sus labios, de ese corazón maltrecho y dolido que buscaba, ansiosamente, unos brazos tibios en donde descansar sus penas. Él me encontró... Él me siguió... Él me imagino... Él me creó...

Y yo, no puse resistencia, al contrario... Me dejaba embriagar por su dolor, por sus tiernos deseos, por su dulzura sublime...

No puedo negarlo... Yo también lo ame sin pensar en nada a cambio. Viví en un hechizo que ambos decretamos.  Y no puedo evitar este llanto... no puedo aguantar a estas lágrimas que buscan fluir a través de mis pálidas mejillas... No puedo siquiera mirarme al espejo sin sentir que lo he herido, que lo he asesinado.

¿Qué te hace pensar que jamás buscaste este final?

He tenido frío desde ese día... Un gélido sentimiento me ha abrazado el cuerpo... ¿Cómo negarte que esa no fue mi finalidad? ¿Cómo mentir ante tal calamidad?

Estas lágrimas son pocas comparadas con el dolor, que sé, él está sintiendo en su bendito pecho.  Jamás creí que pudiese ser capaz de tal osadía... Viví feliz con él pocos días, fueron un sueño majestuoso que no buscaba eliminar, en mí inocente maldad deseé que no terminara. Sin embargo, la crueldad no es muda, ella sabe muy bien como hablar.

Claudia V. Ramírez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".