Ir al contenido principal

La cámara.


Es un lugar sombrío y frío, rodeado de maleza y humedad. Al parecer la luz no se atreve ni a mirar. Hay gente formada para entrar a través de la gruesa puerta de metal que encierra la pequeña cámara de cambio. 
Están asustados, preocupados, afligidos y dolientes.

¿Qué hacemos aquí? ¿A qué hemos venido?

Se preguntan entre ellos. Han perdido la noción del tiempo y la consciencia. 

¡Tontos! ¡Somos unos tontos! 

Se gritan unos a otros. 
Algunos quieren salir; regresar por donde entraron, pero es demasiado tarde. No hay vuelta atrás. Aquel que entra a ese lugar, no puede siquiera mirar atrás. 
Es larga la fila que espera a entrar a la cámara, mientras una linea muy corta es la que sale por su costado. 
Es extraño. La poca gente que sale de la cámara muestra una sonrisa en los labios, una satisfacción abrumadora. Algunos lloran de alegría, otro simplemente callan y gozan. 

¿Qué pasa ahí dentro que todos salen colmados de emotividad? 

Se hablan entre dientes. 
Están asustados. 
Se escucha un rechinido inquietante. 
La puerta de metal ha comenzado a abrirse una vez más. Es hora de dejar entrar a uno más a esa cámara de muerte. 
El hombre que yace a la par de la puerta se eleva en alaridos. Sus ojos se desorbitan al tanto que su cuerpo es expuesto en su cruda desnudez. Las ropas salen volando por los aires. 
Gritos de pánico, llanto y zozobra es lo que abraza al ambiente. 
Un golpe seco. 
La puerta se ha vuelto a cerrar. El hombre ha desaparecido. 


Continuará....




Comentarios

Entradas populares de este blog

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".