Ir al contenido principal

El hombre que no quería enamorar.


Bastaron solo tres palabras para romper su corazón... Jamás creyó que hablándole de esa manera ella iba a crear todo un mundo de caos en sus vidas.

Él solo la miro partirse en dos, resquebrajarse como un manojo de ajos al ser tomados por dos manos rudas. 

Ella, cayendo en sus rodillas, solamente grito... "Te odio... Jamás me habían ofendido tanto... Te di todo... Todo lo que tenía en mis manos, y tú... solo lo dejaste ir... ¿a eso le llamas amor?"

Él la miro, cabizbajo... Sus labios no supieron que palabras usar... Lo único que brotaron de sus ojos fueron un par de lágrimas agridulces que le sellaron los labios. No sabía que decir, tampoco qué sentir. Lo único  que emanaba de él era una gran duda. 

¿A qué le llamaba amor esa mujer? ¿A que le llamaba ofensa? Si él lo único que había hecho era hacerla  feliz... Fue poco el tiempo, casi un instante... Pero, fue el más rico, el más puro. 

Pero, ella... Ella no lo entendió así. Para ella, eso no era amor, eso era todo excepto el sentimiento más puro... La luz más excelsa... la lágrima más dulce... La risa más bella... 

Ambos lloraron, mas, el llanto era tan distinto. 

A ella le dolía el cuerpo, la cabeza... A él... El corazón... Y tomándose el pecho con ambas manos, encajándose los dedos en él solo murmuro... "Perdón... Perdóname..."

Ella volteo a mirarlo con una furia contenida en mares de lágrimas... "¡Perdonarte! ¿Crees que voy a perdonarte?"

Él asintió. "Vas a perdonarme... porque mi intención jamás fue enamorarte." 

E.E.G.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta". 


Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…