Ir al contenido principal

Inerte corazón


"¿Qué tienes, muñeca?" -pregunté al verla decaída
y muy triste. Su perfecta carita reflejaba cansancio
y enfermedad, como si algo la aturdiera, mas lo
único que deseaba era un abrazo mío: "con eso
estaré mejor", decía con una apenas perceptible
vocesita que no dejaba de ser celestialmente
hermosa. Sus enormes ojitos aguazul me miraban,
enamorados, fijos en mí, aunque también entintados
de sutiles lágrimas. 

                                                                          La abracé... con todas mis fuerzas -cuidando el
                                                                          no lastimarla-, toqué su corazón con el calor de
                                                                           mi pecho y traté de apaciguarlo. No la quería
                                                                             dejar ir, era tan frágil. No la quería dejar ir,
                                                                       era mi sueño, era mi alma, era todo lo que anhelaba.
                                                                       ¡La amaba tanto! ¡Con tan celoso amor! Que no me
                                                                         permitía abandonarla, dejarla al cuidado de alguien
                                                                         más, porque sólo yo podía cuidarla de manera tan
                                                                                                           sutil.

Me percibía como su príncipe; y cuando la vi de esa 
manera la tomé en mis brazos y le pedí que ya no
llorara más. 


-Tengo hambre, me puedes dar algo para comer, 
por favor...
-¿Qué te gustaría, muñequita? -sonreí enamorado al
verla.
-Pizza...
-¿Pizza? -mis labios dibujaron una sonrisa más
profunda al escuchar esa palabra en sus labios-,
¿de dónde sacaremos una pizza a estas horas, en
este lugar?


Yacíamos en un lugar hermoso, mi preferido. 
Un amplio y abierto jardín, con árboles a lo lejos y
pasto que de repente contrastaba con los rayos del
sol haciendole verse radiante. Esparcidos alrededor,
y unidos en varios grupos se vizualizaban niños
jugando, algunos más sólo platicaban sentados sobre
el cesped comiendo su lunch.
Mi muñeca y yo rodeamos el lugar con nuestra 
mirada y de repente, alzó su pálida manita señalando
hacia el frente, donde unos despreocupados niños
comían pizza.

Agaché el rostro para verla y volví a regalarle
mi sonrisa, aquella que sabía que la haría sentir
mejor. -Espérame aquí, te recostaré sobre el 
jardín, descansa, no te levantes. Caminé de prisa
hacia aquellos chiquillos y al encontrarme de frente
con ellos les pedí de favor me obsequiaran un
pedacito de aquel alimento, es así que me lo 
otorgaron, sin más.

Pero para cuando volví con ella... ya no estaba ahí...

Sólo su cuerpo, inerte, pequeño... de muñeca...

Sus ojos abiertos, sus irreales cabellos rubios,
su piel de plástico caliente -por el sol-, su 
cuerpo rígido... y su sonrisa dibujada... sólo 
eso... una sonrisa entintada en un tenue café. Y
nuevamente volví a sentirme desolado, seco, sin
ánimo de nada pues mi muñequita me había vuelto a
abandonar. Y todo ello estaba fuera de mis
manos, cuyas sostenían trémulas aquel pedacito
de pizza con la que pensaba alimentar su frágil
cuerpecito. Lloré como niño frente a ella y al
rededor la gente me miraba con compasión, pensando,
lo más probable que había perdido la cordura...
que era un hombre loco que se había escapado
de su hogar con una muñeca -la de su hermana o la de su hija. 



Y mi llanto resonaba a los cuatro vientos...

Abandoné el pedazo de alimento y tomé en mis 
manos a mi gran amor. Ya no pesaba nada.
Caminé y caminé, esperando volver a escuchar su
voz. Nada. Llegué por fin al lugar donde la 
atesoro sin temor a que me sea arrebatada -una
pequeña cajita de cristal en forma rectángular-, 
y ahí la recosté con mucho cuidado. Me recliné
un poco y le besé los labios. Mis largos cabellos
lacios le cubrieron todo el cuerpo. Luego, 
trémulamente la toqué...

-Janeth... mi muñeca... aquí estaré esperándote,
siempre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".