Ir al contenido principal

Si me conociste...

He leído tus cartas, las he repasado una y otra vez.  Todas las lecturas me han llevado a lo mismo: "Si me conociste, ¿por qué juzgarme tan mal?"

Es una pregunta que no me alcanzo a responder, y no porque no pueda hacerlo sino por que no te tengo aquí. No soy, ni fui, dueño de tu mente.  Jamás lo fui.  Lo que vivimos fue un arranque de lujuria tan profundo que aún no lo puedo olvidar.  

Lo acepto, Vida Mía.  Lo acepto... Estas manos te extrañan, estos ojos te lloran, esta boca ruega por el elixir de tu piel.  Vago sediento por las veredas de otra vida que no me alcanza a complacer.  Pero, no puedo volver contigo, no puedo, me lo tengo prohibido.  Entrar a tu mundo es enloquecer.  Me haces sentir tanto que me hierve la piel.  Del corazón ni hablar, no sabe cómo responder a tu presencia, a tu cercanía, a tu capricho, a tu cadena.  

Si por mi fuera, desaparecería tu recuerdo de mí... Sin embargo, me es imposible.  

Te recuerdo tanto, te siento tanto aún.  

Si te amé o no, no importa.  Es algo que jamás importó.  Si estaba contigo era porque me hacías hervir cada que te sentía en mí, pero me castrabas, me atabas a tu mundo de una manera tan atrayente y asfixiante que, si no hubiese salido de ahí, la certeza de mi muerte se hubiese cumplido. 

Intuyo lo que piensas de mí, casi puedo escuchar tus palabras de resentimiento en mis oídos... Las siento en mi corazón, en mi pecho, en este hueco que dejaste al partir. 

No quiero regresar, sin embargo mi mente te busca... 

Hoy me atreví a leer tus cartas una vez más... Y enloquecí al recordarte en mis manos, en mi lecho... Me perdí en la demencia que me dio la memoria de tus besos, de tus piernas, de tu vagina comiéndome la razón.  
Me comías, me tragabas, me absorbías de tal manera que me vaciabas cada que te poseía.  Y, no obstante, volvería a penetrarte, una y mil veces, lo haría.  

Fuiste la dueña de mi falo... Y de mi creatividad, la muerte. 

No sé si podré escapar de ti... Aún no lo hago... Aún te recuerdo, aún te quiero sentir.

...

Esu Emmanuel G. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".