Ir al contenido principal

¿Porqué?

Guerras, revueltas, caos, sangre, muerte, dinero, poder, odio, dolor, lagrimas, violación, densidad, oscuridad...
¿Porqué?
¿Porqué? 
¿Qué hay de la luz? 
De la bondad, de la alegria, de la sanacion, del amor, del perdon, de vivir, de verlo todo
como es, rosa, blanco, dorado, azul, violeta, ororubi, verde.
¿Qué tiene la gente?
¿Qué le ha hecho no sonreir?
¿Porqué se aferra a la negrura del abismo?  ¿A la dureza de la muerte?
¿Porqué se ciega ante la blanca luz de Tu Verdad? ¿A la bondad de tu cariño?
¿A la lozania de tu voz? ¿A la pureza de tu piel? ¿A la frescura de tu aliento?
¿A vivir por reir y no por llorar?
 
 Duele verte reflejado en el rencor, en el odio, en la impunidad, en la injusticia.
Duele verte sumergido en un pozo sin fondo donde solo el agua negra te colma los pulmones de plomo.
Duele verte matandote a ti mismo por un trozo de oro o poder.
Duele saberte rico y mirarte pobre en tu ignorancia.
Duele que no veas la belleza que te colma, que te abraza, que te aviva, que te hace magnanimo.
Duele ver que te destruyes por ideales vacios, por metas indefinidas, por objetivos sanguinarios.
Duele ver que estoy dentro de ti y no me miras, me niegas, me hundes, me callas, me hielas.
Duele ver que te hablo cada dia, cada noche y mi voz no te alcanza, tus oidos estan tan llenos de cosas vanas
que mi queda voz no puede entrar en ellos.
Me duele saber que lato en tu Corazón, que vibro con cada particula de tu ser, que brillo en la belleza magnifica de tus ojos 
y que, tú, tú mi hermano no lo vez.
Me niegas, me atas, me flagelas, me matas.
Y no sabes, no sabes que al hacermelo a mí, te lo haces a ti mismo.
Somos uno solo, ¿quien dijo que somos piezas a parte? ¿quién dijo que somos diferentes? ¿quien osó a llamarse "lunatico" al creer en mi?
Pero, aún con todo esto, te sigo viendo, te sigo llamando, te sigo sonriendo, te sigo amando.
Y todo porque me importas... porque sin ti esto no seria lo mismo.
Porque eres instrumento importante en la vida. Sin ti, esto, simplemente no sucederia.
Tal vez mi voz estuviese viva, pero el anhelo de contemplarme en ti, se esfumaría.

Su voz EMS@Claudia V.Ramírez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta". 


Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…