Ir al contenido principal

Dondequiera que vayas, no importa....


No importa, donde vayas cumple siempre con tu deber como lo veas y sabe que Yo estaré allí, dentro de tí, guiándote en cada paso del camino.  En los años por venir, Me experimentarán en muchas manifestaciones diferentes de Mi forma.  Tu eres Yo mismo, más que amado para Mí.  Te protegeré como los párpados protejen a los ojos.  Tu ya Me tienes, así como Yo te tengo a tí.  Nunca te abandonaré y tu nunca podrás abandonarme.
De ahora en adelante, no desees ni anheles nada.  Desempeña tu deber con un Amor invariable, viendo a todos como a Dios.   Sé paciente.  A su debido tiempo, todo te será dado.  Sé feliz.  No hay necesidad de preocuparse por nada.  Sea lo que fuere que se experimente, sea lo que fuere que suceda, sabe que el Avatar así lo quiso.  No existe poder en el mundo que pueda demorar ni por un instante la misión para la cual este Avatar ha venido.  Todos ustedes son almas sagradas y tienen asignado el papel que habrán de desempeñar en el drama de la nueva Era de Oro que vendrá.

  Sathya Sai Baba

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".