Ir al contenido principal

Prejuicios e Interpretaciones.


“Cada vez que criticamos a otros y reaccionamos con ira y resentimiento ante el mundo, estamos interpretando lo que hacen o dicen los demás.”
     
DON MIGUEL RUIZ

Somos como pequeños satélites llenos de prejuicios e interpretaciones, cada uno situado en la pequeña órbita de su verdad. ¿Cuánto tiempo hace que escuchamos a otra persona, sin leer algo distinto en sus palabras? ¿Cuándo fue la última vez que no interpretamos sus actos o su comportamiento? Oír a los demás sin proyectar en ellos nuestras creencias, es un ejercicio que requiere tiempo. ¿Verdad que resulta muy frustrante que otros interpreten erróneamente lo que decimos? Por tanto, necesitamos decidirnos a no hacer conjeturas. Aprendamos a escuchar la vida, sin tapar con nuestro propio velo todo lo demás.

La próxima vez que nos digan algo, lo tomaremos sin juzgarlo. Si alguien nos habla, no pensaremos que lo hace por algún motivo escondido. Si alguien nos cuenta una experiencia, no lo cuestionaremos. Cuando sintamos la tentación de acabar la frase de otra persona, creyendo que sabemos lo que quiere decir, nos callaremos y dejaremos que acabe de hablar. Conviene que examinemos por qué nos comportamos así. Quizá tenemos la necesidad de que sepan lo inteligentes que somos y lo bien que controlamos la situación o quizá pretendemos evitar la intimidad que se desprende de saber escuchar. Seamos capaces de practicar la escucha y, entonces, notaremos un cambio en nuestra vida.
 
"No quiero interpretar; quiero, sencillamente, escuchar."
 
Tomado de Astrea. (AngelReiki).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".