Ir al contenido principal

Veloz como una carrera hìpica.


Atento entre los despreocupados,
despierto mientras otros duermen,
veloz como una carrera hípica, deja a sus competidores atràs.

     El sueño tiene que ser roto; y cuando el sueño se rompe, no hay nadie despie rto; sólo hay allí despertar. No hay nadie iluminado, solo hay iluminación. Una persona iluminada no puede decir "Yo"; incluso si tiene que utilizar la palabra es solo algo verbal, hay que utilizarla por culpa de la sociedad. Es solo una regla del idioma. de otra manera él no tiene un sentido del "Yo".
     El mundo de los objetos desaparece, y entonces, ¿qué sucede? Cuando el mundo de los objetos desaparece, tu apego a las cosas desaparece, tu obsesiòn por las cosas desaparece. No es que las cosas desaparezcan ellas mismas; por el contrario, las cosas por primera vez aparecen tal como son. Entonces no estás aferrándote, obsesionado; entonces no estás coloreando la realidad con tus propios deseos, con tus propias esperanzas y frustraciones. Entonces el mundo no es una pantalla en donde proyectar tus deseos. Cuando dejas caer tus deseos, el mundo sigue allì, pero es un mundo totalmente nuevo. ¡Es tan fresco, està tan lleno de color, es tan bello! Pero una mente apegada a los objetos no puede ver porque sus ojos están cegados por el apego.
     Cuando la mente desaparece, cuando los pensamientos desaparecen, surge un mundo totalmente nuevo. No es que te conviertas en un despreocupado; al contrario, te vuelves más atento. Buda utiliza el término "correcta atención". Haces cosas, te mueves, trabajas, comes, duermes pero siempre están atento. La mente ya no está ahí, pero si la atención. ¿Qué es la atención? Es conciencia. Es conciencia perfecta. Esta es la diferencia entre un buda y los demás. Los otros solo están soñando, no viviendo realmente; esperando vivir algún día, preparándose para vivir, pero no viviendo. Pero ese día nunca llega; antes llega la muerte.
     Un buda permanece despierto. Aun cuando duerme no sueña. Cuando los deseos desaparecen, los sueños también lo hacen. Los sueños son deseos trasladados al lenguaje de los sueños. El buda duerme totalmente alerta, la llama continúa ardiendo en su interior. El cuerpo necesita descanso, por eso duerme, pero él no lo necesita; su energía es inagotable.
     Allí, en el centro de su ser, sigue ardiendo una pequeña llama. Toda la periferia está profundamente dormida, pero la llama está alerta, despierta. Nosotros estamos dormidos a pesar de estar despiertos; él está despierto aun cuando duerme.

El Dhammapada de Gautama El Buda. c. 500 a. de C.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".