Ir al contenido principal

¿Porqué nos enfermamos?


- Porque confundimos comodidad con calidad de vida.

- Porque confundimos comer con alimentarnos.

- Porque confundimos sobrevivir con vivir.

- Porque contaminamos el mismo aire que respiramos.

- Porque contaminamos el mismo agua que tomamos.

- Porque vivimos siendo concientes de lo que nos hace mal y lo seguimos haciendo.

- Porque anhelamos vivir en un piso y no sobre el piso.

- Porque preferimos vivir en ciudades porque tenemos todo lo que creemos que necesitamos al alcance de la vida y nos alejamos de la naturaleza que nos provee todo lo que nos alcanza para vivir.

- Porque nos es más fácil perder dos horas frente al televisor que ganar media hora meditando.

- Porque es más fácil complicarnos con los problemas, que ocuparnos en soluciones.

- Porque nos cuesta menos pelear y enjuiciar, que amigarnos y pedir perdón.

- Porque nos cuesta menos odiar que amar.

- Porque enjuiciamos más al prójimo de lo que lo amamos.

- Porque destruimos más de lo que creamos.

- Porque aportamos más al sistema, que a la Creación.

- Porque trabajamos para vivir y no trabajamos para la vida.

- Porque pasamos más tiempo frente al televisor que frente a la naturaleza.

- Porque consumimos remedios químicos para curarnos y no consumimos nutrientes naturales para estar sanos.

- Porque vivimos derrochando nuestra propia esencia que es energía en cosas inútiles.

- Porque nos identificamos con lo que en realidad nos des-identifica.

- Porque cuidamos lo nuestro y descuidamos lo de todos.

- Porque desconocemos que la factura del teléfono celular la paga nuestro propio cerebro.

- Porque tener más antenas para comunicarnos mejor, nos impide el poder hablar con la naturaleza.

- Porque vivimos más conectados a una computadora que a la Tierra.

- Porque creemos que los que saben están en la televisión.

- Porque no nos damos cuenta que el que sabe, nunca es invitado a la televisión.

- Porque los políticos cuentan mejor los votos que a los muertos por su ineficacia.

- Porque creemos que es verdad, lo que no lo es y negamos lo que sí lo es.

- Porque olvidamos para que estamos aquí.

- Porque la naturaleza no olvida para que estamos aquí.

- Porque creemos que el juicio final es místico-religioso y no nos damos cuenta que estamos siendo juzgados por la naturaleza.

- Porque no nos damos cuenta que los virus nos hacen a nosotros, lo que nosotros le hacemos a la Tierra.

- Porque olvidamos que estamos actuando como un virus.

- Porque olvidamos que los anticuerpos de la Tierra son los elementos (Tierra, Aire, Fuego y Agua) y los Terremotos, Huracanes, Incendios e Inundaciones vienen a curar la enfermedad del hombre si el hombre sigue decidiendo comportarse como una enfermedad para la creación.

- Porque estamos asistiendo al final de un ciclo de evolución y los alumnos que no decidan aprender, serán reprobados y tendrán que volver a empezar de nuevo en una nueva escuela, en un nuevo ciclo, porque ya no serán aceptados en la Nueva Tierra.

S. I. Griselda Fonseca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta". 


Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…