Ir al contenido principal

¿Qué te lleva a pensar?

¿Qué te lleva a pensar en la muerte?

A apagar la luz de tu alma
A enaltecer la tierra y olvidar el cielo
A buscar consuelo en la nada
A cegar el aliento de tu mirada
A abrazar con ansia el vacio y
a caminar de la mano del silencio
¿Qué te lleva a pensar que en el recuerdo está la vida?

Que en palabras dichas dejas la esencia de tu roce
que en lágrimas de pesar el regocijo en ti arde
que en el dolor de los seres que te lloran
la sonrisa en tus labios se aprisiona

¿Es tanta la felicidad en la muerte que en la vida no la has encontrando?

Ni aún con el abrazo del mundo
tomándote por el corazón
enalteciendo tu existencia
resquebrajando la tristeza
añorandote con cada letra
tapizada en el barniz de una majestuosa mañana

¿Qué has perdido que te has vuelto seco?

Aún con la humedad de tu llanto 
resbalando por la faz de tu mano
deseando no dejar de correr
porque en esa lágrima va tu vida
aquella que quieres perder

No está en la oscuridad, lo que en la luz puedes alcanzar.


¿Qué te lleva a pensar que te he olvidado?
Si tus palabras, tu aliento y tus ojos aún me siguen hablando.
En la noche te he llorado y, en el día, llamado. 
Sin embargo, no he oido respuesta del otro lado.
¿Es así que he encontrado la muerte?
En tu olvido despiadado me he perdido.
Ya no hay camino de retorno, he fallado.
Mas en mi aún hay aliento de vida... un suspiro, un latido...
una llama que brilla anhelando.

Claudia V. Ramírez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".