Ir al contenido principal

Mejor uno artificial, ¿no?


A mi mente llego una reflexión después de ver esta imagen. No lo pensé dos veces y me decidí por tomar una fotografía con mi celular. 

¿Qué ven aquí? ¿El fin de la Navidad o el principio de la inconciencia? 

Yo veo lo segundo. 

Me parece algo aberrante ver este tipo de espectaculo en las calles; pequeños pinos tirados en las avenidas, en los camellones, en las vías rapídas, en pequeños callejones. ¿Hasta aquí llego la dichosa Navidad? ¿Así termina un adorno que se siembra, se cosecha y se arranca de la tierra? 

¡Que tristeza! 

Si, es una pena que estos arbolitos sean arrancados solo para maquillar una fecha que, al finalizar, no da para otra cosa que desecharlos. Pero, ¿acaso no podemos darles otro fin? Ya no hablo de no tirarlos sino de convertirlos en leña o algo parecido. No sé en los demás países como se maneje este tipo de desecho, sin embargo aquí en México no se le da un termino positivo. Todo va a parar a la basura. Es un ciclo que se repite cada año. Al principio de diciembre, ves a la gente muy contenta comprando este tipo de arreglo, los ves llevandolos sobre sus automoviles como si fuese algo que fuera a durar toda la vida. Pero, ¿qué hay cuando todo eso termina? 

Creo que, antes de comprar un adorno natural, se debe pensar en lo que se hará con él cuando ya no se necesite. Tal vez sea bueno ahorrarse unos pesos comprando uno artificial que durará por mucho tiempo. 

En fin, es una opinión.

Claudia V. Ramírez
Registrado en Safe Creative

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".