Ir al contenido principal

Tristeza


Tristeza... ¿Qué eres para mí?
¿Porqué apareces como si estuvieses invitada?
Sabes bien que no me gustas, que me cansas, que me frustras.
Pero, aun así, te acercas... te plantas ante mí con gran orgullo
y me abrazas... me embriagas... me enredas en tus dedos de llanto
en tus brazos de angustia... en ese corazón de hielo colmado de
desencanto.
Y los ojos se me llenan de agua, los labios me tiemblan,
las manos se me hielan y el pecho se me agita.
En mi mente no hay otra cosa que pensamientos vanos;
aves de rapiña que se ciernen sobre los buenos recuerdos,
sobre aquello que en algún momento me hizo feliz.
Y los devoran, los degustan, tornandolos a encuentros
desagradables y agridulces que lo único que provocan
en mí es desilución.
Y las lágrimas siguen... siguen... resbalan... hasta llegar
a mis labios, a la punta de mi lengua... esa que me hace tragar
saliva con dolor.
Y gimo, me quejo... murmuro para mí... grito... me desgarro el alma
a través de mi boca...
Tristeza, así te llaman... y dueles... y tercamente te aludimos deseando
ser tocados por ti, porque parece ser que no podemos estar sin ti...
somos esclavos de tu sabor, de tu olor, de tu esencia... de lo gris que
transformas nuestro mundo al roce de tu sabor.
Ironía, ¡te burlas de mi vida! Te mofas de mis sueños, de mis desvarios.
Me haces creer que en la felicidad escribo, cuando es en la tristeza donde
muestro mi pasión.
Y las letras fluyen... danzan... se encuentran... relucen... y forman
frases entrecortadas de momentos imaginarios... de deseos sin gloria...
de lobregas inquietudes...
Todo estoy soy... o eso es lo que me haces creer, tristeza.

Claudia V. Ramírez
Registrado en Safe Creative

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".