Ir al contenido principal

Descansar... Para siempre.

Me estaba leyendo...

Y me reconocí en cada una de las letras... No he cambiado... Sigo siendo el mismo loco de ayer... Ese ser ingenuo que, ante la tristeza de los demás, siente que ha de hacer algo para ayudar. Sin embargo, todo le sale mal. Sus intentos de ayudar se transforman en burdos deseos que, al final, dañan más.

Ya no quiero dañar...

Nací para estar envuelto en el papel... Nací para no salir de él... Nací sólo para ser leído y no alcanzado... Nací para ser sólo una ilusión que jamás se habrá de cumplir.

Les daré la paz que tanto han necesitado, me alejaré, desapareceré...
No volveré...
Me quedaré aquí, en las blancas hojas, en el dulce encanto del silencio que da la lectura.

Ahí, aquí, estaré.

No me es necesaria la bruma, ni el desencanto. No me es justo el siquiera llorar por algo que no tiene caso. La irrealidad me está matando... No la quiero más.

Voy a descansar... Para siempre.

Esu Emmanuel G. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta". 


Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…