Ir al contenido principal

Practiquen la Unidad desde el Corazón.

La humanidad va hacia la manifestación de la unidad desde el corazón.
     Unidad con cada ser humano, con cada ser, con cada objeto, con cada célula, con cada átomo.
     Pronto sabrán con claridad lo que sus células necesitan y les están pidiendo.
     Esta realidad que han esperado por tanto tiempo está ante ustedes. Sólo tienen que anclarla en el planeta.
     ¿Cómo? Practicándola. Viviéndola como su realidad ahora.
     Por ejemplo, elijan a una persona con la que no tienen afinidad o empatía, alguien a quien ustedes han juzgado o juzgan como “equivocada”.
     Visualícense riendo y disfrutando con esa persona. Compartiendo un rato en común en armonía y compañerismo. Si les es difícil, háganlo de a poco. Vayan construyendo las escenas en la medida en que puedan. Agreguen nuevos detalles cada día.
     Llegará un momento en que se encontrarán físicamente con esa persona, y esa energía armónica que fueron generando se hará presente y se manifestará así simplemente sin esfuerzo.
     Todos somos uno.
     Esto no es una frase bonita, es una verdad. Vivan esa verdad como si la hubieran vivido siempre. Si en algún momento reaparece en ustedes la antigua forma de actuar, sean compasivos con ustedes mismos y sus viejos hábitos. Sonrían y vuelvan a empezar.
     La unidad no es algo que llegará desde afuera algún día. La unidad se crea internamente y luego se manifiesta en el “afuera”.
     ¿Es su deseo vivir en unidad, armonía, paz y amor? Pues entonces háganlo. No esperen que el reino angélico se los entreguen en un paquete de regalo.
     Ustedes son los creadores de su realidad. Todas las condiciones externas ya están dadas, sólo falta la manifestación plena.
     Atrévanse a vivir la vida con la que sueñan, ahora. Y al decir ahora, estamos diciendo ya, en este instante.
     Inhalen la nueva realidad y exhalen la antigua con cada respiración.
     Viven un momento maravilloso de potencial infinito. Sean ustedes hoy quienes desean ser mañana. No hay nada externo que se los pueda impedir.
 
En el Amor Uno con ustedes siempre
Gabriel 

Mensaje 220 del Arcángel GABRIEL canalizado por Asriah el 1/12/2010

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".