Ir al contenido principal

La simple enseñanza.

Gobiernate a ti mismo según la ley.
Esta es la simple enseñanza de los que están despiertos.
     "Según la ley" no quiere decir la ley del Estado o la ley dada por los sacerdotes. "Según la ley" para Buda significa de acuerdo con la ley suprema de la vida y la existencia.
     Existe una tremenda armonía -cualquiera con un poquito de sensibilidad, de inteligencia, la puede sentir-, la vida es un todo armonioso. No es un caos, es un cosmos. ¿Porqué no es un caos? Porque hay una ley que lo enlaza todo como el hilo de una guirnalda. Ese hilo es invisible, solamente se ven las flores, pero el hilo las mantiene unidas. La existencia es una guirnalda; hay un hilo, un sutra -sutra significa hilo-, un hilo muy fino, casi invisible, que pasa a través de toda la existencia, que hacee de ella un cosmos en lugar de un caos.
     "Según la ley" en palabras de Buda significa: Estar en armonía con la naturaleza, con la existencia. No luches contra ella, no vayas en contra de ella. No pretendas ir a contracorriente, fluir contracorriente. Dejarse llevar por la existencia es seguir la ley. Aes dhammo sanantano: esta es la ley inagotable. Si te relajas, si dejas que la ley se ocupe de ti, que te posea, estarás rebosante de ella. No necesitas dejarte llevar por ninguna fantasía del ego. El río ya se encuentra fluyendo hacia el océano; simplemente déjate fluir con él. Tampoco necesitas nadar, déjate flotar y llegarás al océano. 
     El hombre nace inconscientemente, aunque tiene el potencial para llegar a ser consciente. Pero continuará siendo solo un potencial excepto que trabajes duro para desarrollarlo. Uno nace con la capacidad intrínseca de conquistarse a sí mismo, pero toda tu energía se vuelve extravertida. Al vivir con personas que son extravertidas, ambiciosas, que desean esto y aquello, el niño empieza a imitarlo también. Aprende de los demás -de los padres, profesores, sacerdotes, políticos-, aunque todos ellos están en el mismo barco. Algunos persiguen el dinero, otros el poder, la fama, pero nadie parece estar interesado en el propio ser. Nadie parece estar dispuesto a realizar la gran peregrinación del autodescubrimiento.
     Buda dice: Gobiérnate a ti mismo. Si de alguna manera estás interesado en el dominio -¿y quién no lo está?-, entonces interésate en el autodominio. No desperdicies tu tiempo tratando de dominar a los demás.

EL DHAMMAPADA DE GAUTAMA EL BUDA. c. 500 a. de. C.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hambre.

Quiero comerte,
ligera saciarme de tus formas,
completa estremecerte con mis manos,
serena lamerte con mis yemas,
tan tersa suprimirme en tus orificios,
húmeda saberme extinto en tu Todo,
Nada ser un abismo de luz,
oscura ser tu torrente de agua,
clara y en el éxtasis de nuestros flujos,
caliente seas en un grito,
 libre.
@esuegastellum

Vanidad... Lujuría.

¿Qué es una mujer sin la vanidad a cuestas?
Sin ella se desflora, se marchita, muere.

¿Qué es un hombre sin la lujuria atada al sexo? Sin ella, pasaría de largo ante la lozana belleza de una ramera. 
Estoy aturdido, perdido, cegado. Tu luz me enaltece, me atraviesa la mente. Me hace querer poseerte para borrarte del rostro  esa risa burlona que te aprisiona.
Te paseas, te regodeas, te sientes enorme. Mas, no te das cuenta del travieso informe que haces llegar a mi trastornada locura. 
Mis ojos te miran, te desnudan, te intuyen. Te quiero mía, ¿me oyes?
Y con palabras necias quiero enamorarte.
Te grito, te lloro, te imploro que me ames.
Tu vanidad me exalta, me aturde, me carcome. Me atrae tu aroma, ¿o acaso tu imagen? Mis lascivos ojos me pierden en deseos, en quimeras rancias que solo muestran la vacuidad de este absurdo. 
Te quiero para mí, y en mi agonía te sueño, te palpo, te hago mía. Sin pena ni arrepentimiento,  solo con la lujuria que me abraza, me come, me amansa.
Te quiero,…

Gracias.

Regresar a casa después de tanto tiempo en la vagancia.  Me encuentro satisfecha por lo descubierto, lo vivido, lo sentido y lo perdido. He cosechado conocimiento; mucha información que es de ayuda para mí. Eternamente agradecida estoy con los seres con quienes me topé y me he cruzado, esto continuará hasta que diga "basta".